#2

por ɴᴜʙᴇs ᴅᴇ ʙᴇsᴘɪɴ

Tenía el corazón cálido,
pero la frialdad residía en su mirada.
Eso me recordó
que ningún árbol crece
hasta el cielo
sin antes anclar sus raíces
en el infierno.

Anuncios