Condensador de fluzo… fluzeando

por ɴᴜʙᴇs ᴅᴇ ʙᴇsᴘɪɴ

Vamos Doc, di, ¿qué esta ocurriendo? ¿Dónde estamos? ¿Cuándo estamos?
Vamos a descender en Hill Valley, California, a las 4:29 de la tarde del miércoles 21 de octubre del año 2015.

En realidad, es un condensador de flujo

Quién lo diría, ¿verdad? La saga futurista que Robert Zemeckis imaginó hace 30 años ya está aquí. Todo el mundo sabe (bueno, los fans acérrimos de la franquicia llevamos contando los días) que el 21 de octubre, a las 4:29 de la tarde para ser exactos y curiosamente también de un miércoles, Marty McFly viajó al 2015 subido a un DeLorean, junto con su inseparable y alocado amigo científico Doc, para poner en vereda a sus hijos adolescentes, que como todos los hijos a esa edad, son unos completos trastos. Y de nuevo rompía el continuo espacio-tiempo.

En 1985 yo apenas tenía un añito de vida, pero en aquellos tiempos, sin tanto avance tecnológico ni Youtube, tan solo teníamos un póster y un tráiler para maravillarnos con el mayor sueño del ser humano: poder viajar en el tiempo. A día de hoy, la trilogía de Zemeckis es una de mis favoritas dentro del género de ciencia ficción (también Star Wars, pero de eso hablaré otro día). Quienes tuvieron la enorme dicha de ver la franquicia en cines debieron tener una experiencia muy fuerte sin necesidad de ir a 140 kilómetros por hora. Coches voladores, aeropatines por las calles, el estreno de Tiburón 19, llevar los bolsillos del pantalón por fuera, robocordones en las zapatillas deportivas Nike, botellas de Pepsi más estilizadas… ¡Qué pasada! Vale que los coches no vuelan (aún) ni la ropa se seca sola, pero que nos hayamos vuelto gilipollas o algo parecido sí que lo han clavado. Y seguro que Doc fliparía que la gente se hiciese fotos con un palo. ¡Por Sir Isaac Newton, ¿qué ha pasado aquí?. Bienvenidos al futuro. Bienvenidos al 2015. Bienvenidos a nuestra realidad.

¿Y por qué no quedarnos en ese utópico futuro? De seguro que sería mejor que el asqueroso presente que vivimos ahora. Porque la verdad sea dicha: queremos conducir un coche con las puertas tipo gaviota, llevar gafas de espejo, viajar al pasado y conocer a nuestros adolescentes padres, vestir un chaleco salvavidas acolchado como si fuese la última moda… Queremos llegar a ese futuro porque el que tenemos no es tan brillante ni espectacular como al que llegaba Marty; es más ocuro, gris y cercano al apocalíptico de Terminator 2. Nuestro futuro es desesperanzador, desconocido, sin futuro. Pero siempre nos quedará viajar al pasado con esta maravillosa joya cinematográfica en DVD, VHS, doblada o en versión original. Da igual la opción elegida, el viaje será igual de apasionante.

Así que pongámonos al volante del chulísimo DeLorean, pisemos fondo el acelerador hasta los 140 kilómetros por hora y en marcha. Y por supuesto, el condensador de fluzo… fluzeando. Recuerda la fecha y la hora: 21 de octubre de 2015, 4:29 pm.

Anuncios