Jamás nos quitarán la libertad

por ɴᴜʙᴇs ᴅᴇ ʙᴇsᴘɪɴ

¡Escocia es libre!

Sublime, espectacular, mítica, heroica, épica, inigualable y sempiterna. La libertad escocesa por la que abogaba William Wallace se eleva a la categoría de obra maestra. El abuso de poder, la opresión titánica, la sublevación de toda una nación son la maquinaria perfectamente engrasada para forjar héroes que recordará la historia. Luchar para morir. Huir para vivir. Sin libertad no hay lucha. Sin vida no hay libertad.

Si vivimos en continuo asalto por el enemigo, saqueando y violando, ¿qué sería preferible? ¿Agachar la cabeza, dejarse matar? ¿O hacer frente y morir con dignidad para que otros sean libres? La libertad no es un hobby, es un derecho.

¡Yo soy William Wallace! Y estoy viendo a un ejército de paisanos míos, aquí reunidos contra la tiranía. Habéis venido a luchar como hombres libres, ¡y hombres libres sois! ¿Qué haríais sin libertad? ¿Lucharéis?
Luchad y puede que muráis; huid y viviréis. Un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos los días desde hoy por una oportunidad, solo una oportunidad, de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Pueden que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán… ¡¡¡LA LIBERTAD¡¡¡

20 años después, seguimos siendo William Wallace.

Anuncios