Libros

por ɴᴜʙᴇs ᴅᴇ ʙᴇsᴘɪɴ

Eran más de las doce y Anne no conseguía dormir. No podía conciliar el sueño. Por su cabeza rondaba el zumbido de una mosca y la efervescencia de una aspirina consumiéndose en un vaso de agua sobre la mesa. Observaba cómo se formaban las burbujas. Cogió el libro firmemente y se percató de cómo le miraba este con su misma firmeza.

“Tócame”, parecía decirle.
“Ábreme”.
“Léeme”.
Odiaba ese libro.

No juzgues un libro por su portada, sin leer la primera página.
Anónimo.
Anuncios