Soñar dormida

por ɴᴜʙᴇs ᴅᴇ ʙᴇsᴘɪɴ

No consigo dormir, me apalean los nervios. Soy una noctámbula de la noche, mil veces estrellada, mil veces infinita. Una taza de café bien cargado reposa caliente en la mesa. Mi almohada, deformada y blanda, constituye mi reposo frente a la cabecera. Me apoyo en ella, a desgana, y tomo el libro por la última página leída. Sumergirme en un mundo imaginado en papel quizá me ayude a conciliar este basto letargo que, pesado y amenazador, me impide soñar dormida.

Cuando se deja de dormir, tanto se acrecienta en vivir
Anónimo.
Anuncios