Eso llamado tiempo

por ɴᴜʙᴇs ᴅᴇ ʙᴇsᴘɪɴ

Tictac … tictac … tictac … hacía el viejo gran reloj de péndulo de la sala. Un reloj viejo, centenario, antiquísimo, de la época en la que había eso llamado tiempo. Un reloj que ha conocido varias generaciones de impacientes individuos; un reloj que ha visto pasar las horas, los minutos y los segundos, idas y venidas de épocas pasadas, pero no futuras. El viejo reloj ya no hace su rítmico y delicioso tictac. El viejo reloj ya no sabe qué es eso llamado tiempo, el devenir de las horas pendiente de una manecilla y unos números que no marcan el compás pausado de eso que hoy y siempre llamamos tiempo.
Tictac … tictac … tictac … hacía el viejo reloj de la sala.

El tiempo es corto. La eternidad es larga
Charles H. Spurgeon, ministro bautista británico
Anuncios